Pilar Esquinas, abogada jurista, experta en Derecho de Aguas y fundadora y presidenta de Aguaiuris, Organización de Usuarios y Consumidores de Agua.

Pilar Esquinas: “Quien tenga el control del agua, controlará a la población”.

Tradicionalmente, las culturas y legislaciones han considerado el agua como un derecho fundamental, un bien común que debe estar al servicio de todos. Pero esta idea empieza a tambalearse a medida que surgen las multinacionales del agua, sujetas a fondos de inversión, que quieren hacerse con este imprescindible recurso para la vida para rentabilizarlo.

Rita Abundancia

Pilar Esquinas, especialista en Derecho del Agua.

 

El 7 de diciembre de 2020 el agua empezó a cotizar en bolsa. Un bien común, considerado de dominio público, pasó a ser un valor bursátil. Pero la lucha por hacerse con uno de los recursos naturales más imprescindibles para la supervivencia, junto con el aire, empezó mucho tiempo atrás. Multinacionales ávidas de manejar el líquido elemento y ponerle precio operan en todo el mundo, planificando las autopistas del agua o el banco del agua.

La voz que más denuncia en España este afán de privatización de un bien público, imprescindible para la vida, es la de Pilar Esquinas, abogada jurista y experta en Derecho de Aguas. En su dilatado curriculum, Pilar ha formado parte de la Plataforma contra la Privatización del Canal de Isabel II, en Madrid, ha sido una de las impulsoras de la Marea Azul (en el 15M) y fue una de las abogadas que coordinó la consulta por la Sanidad Pública, movimiento que recabó un millón de firmas contra la privatización de los hospitales públicos madrileños. Desde Aguaiuris, la Organización de Usuarios y Consumidores de Agua, lucha para que este recurso natural y este derecho fundamental de todos los seres vivos no pase a manos de unos pocos.

-Nos dicen que el agua es un bien escaso pero en el colegio aprendimos que, según el ciclo del agua, es algo que se recicla, que está en constante transformación pero que nunca se pierde (se evapora, cae en forma de lluvia, se almacena en el suelo). ¿Qué ocurre entonces, se ha roto este ciclo?

-El agua no es un bien escaso, es un bien al que le están aplicando las leyes del mercado y la idea de escasez para ponerle precio. Ahora mismo, la única agua que no genera otra vez agua es la que está confinada en una tubería de PVC, pendiente de un contador. Y eso es lo que están haciendo. Están prohibiendo que cojas el agua de los pozos porque lo que a ellos les interesa, a los fondos de inversión y a las grandes corporaciones, es que solamente puedas servirte del agua que ellos manejan para que tengas que pagar el precio que ellos fijan. Es un bien que, ahora mismo, está queriendo ser controlado por unos pocos para someter al resto.

-La gestión del agua está pasando a manos privadas. ¿Cuándo comenzó este proceso, qué datos o pruebas nos dicen que esto está ocurriendo y de quiénes eran las aguas en España antes de que comenzara todo esto?

-En España llevamos 2.000 años gestionando el agua como bien común y nunca había sido un motivo de conflicto. El verdadero conflicto comienza con el Real Decreto1/2001, que fue la modificación de la Ley de Aguas de 1985, que inicia Felipe González.

Si repasamos algo la historia vemos que, con los romanos, la gestión del agua la amparaba el Derecho Romano, que es el precursor del Código Civil. Por tanto, cada vez que había un conflicto en este ámbito se recurría al Código Civil. Joaquín Costa, en la época liberal de Isabel II, compila esas normas y crea la primera Ley de Aguas. Pero se hablaba de que hubiera un censo, un control, nunca de que se mercantilizara. En la época de Isabel II empiezan a desarrollarse también las grandes urbes: Valencia, Barcelona, Madrid, Sevilla y aparecen empresas gestoras del agua como Aguas de Barcelona, Aguas de Valencia o Canal de Isabel II, en la capital. Se trataba de gestionar el agua para dar un servicio de potabilidad, alcantarillado y regadío (en el campo), y luego las hidroeléctricas empiezan más tarde, a principios del siglo XX.

Esta disposición de Joaquín Costa siguió con Franco y tenía la norma de que todo el beneficio que generara el agua (la tasa a nivel fiscal, el recibo del agua) tenía que reinvertirse en infraestructuras para el agua. Todo ese dinero se invertía en tuberías, pantanos o canalizaciones, para que el agua llegara a todo el mundo.

-¿Y qué pasa con esa normativa en la transición?

-En el año 85 se hace una nueva ley de aguas y se da un sentido para actualizar el registro y el catálogo de aguas. Esta ley sirvió también para aprobar un reglamento donde se estructuraba como tenían que trabajar esos funcionarios que ya daban su servicio en las confederaciones o ministerios relacionados con el agua. Para dar una base jurídica y legal sobre cómo gestionar el agua. La verdad es que es una delicia leer las enmiendas que se hicieron en aquellos años en el Congreso de los Diputados, porque hay miles y son muy interesantes.

¿Qué pasó entonces? Que una vez que se dio sentido a esos organismos del agua obtuvimos la siguiente ecuación: presupuesto general del estado + político corrupto + funcionarios que me hacen el trabajo= corrupción. Desde el año 85 hasta la fecha el tema del agua ha sido un nido de corrupción. Se inflaban las facturas para hacer las infraestructuras y de ahí se financiaban los grandes partidos. De hecho, las grandes macrocausas que hay ahora mismo como Lezo, Púnica, Pokemon, Acuamed o Caso Marismas, están todas vinculadas con estafas y corrupción alrededor del agua.

-¿Y qué ha ocurrido al entrar en la Unión Europea?

-Al entrar en la UE, una de las directivas marco que se cristalizaron en nuestro acervo jurídico fue la Directiva 2000/60/CE, por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas. Aunque está norma está camuflada bajo premisas ecológicas, realmente lo que hay debajo es que el agua se convierte en una mercancía y tu empiezas a pagar por la gestión. Pero, además, esa gestión, en vez de estar regida por derecho público, se convierte en la entrada para que los fondos de inversión y las grandes multinacionales como Suez, Veolia, Aqualia o Acciona se queden con ese control y en vez de ser tasa pasa a ser precio. El dinero ya no va a esa caja única de la gestión del agua sino que va a manos privadas.

Desde el año 2005, con Cristina Narbona y el señor Zapatero, se empezaron a dar órdenes para que, por ejemplo, en los ayuntamientos donde había una gestión directa del agua, esta se externalizara y se entregara a empresas privadas para que la gestionaran. Se cedía por 30 ó 40 años y, además, una vez que ese contrato pasaba a estar dentro de los balances de situación de las empresas, ellas empezaban a negociar y a pedir créditos en base a ese contrato que habían hecho.

-Negocio redondo porque las infraestructuras se hacen con dinero público y los beneficios se los llevan las empresas privadas.

-El transvase Tajo-Segura era una infraestructura de todos, pagada con dinero de todos, con esa caja única. Ahora tú llegas a la zona de Calasparra y ves como esa impresionante cantidad de agua que llega se divide en dos tuberías, una que va para Lorca y otra para Alicante. A partir de ahí, quien cobra esa agua son las mafias que están en ese punto y, tanto la población como los agricultores, tienen que pagar esas cantidades porque son los gestores los que ponen el precio.

La política ahora es derribar. Como vamos a seguir necesitando el agua yo te derribo esa presa, ese azud, esa tubería y vas a utilizar solamente la que yo he hecho con tu dinero. Pero, además, durante los próximos 30 años va a ser mi gestión y, sí o sí, vas a tener que pagármela a mí.

Ciclo del agua.

-El aprovechamiento de las aguas en Al-Andalus se basaba en la regla de que nadie podía apropiarse del agua y excluir a los demás. La gestión pública del agua ha sido la base de nuestra civilización desde los romanos, visigodos. ¿Qué puede ocurrir si el agua pasa a manos privadas?

-El gobierno actual está disponiendo las cosas para que todo esté sujeto a un contador, manejado por vía telemática desde donde estén las sedes de estas empresas. Lo que va a ocurrir es que los grandes fondos de inversión, como Black Rock, son los que decidirán si puedes utilizar el agua o no, como está pasando en Doñana o en Barco de Ávila, donde ya están cortando el derecho a regar o a utilizar el agua con penas de cárcel o sanciones.

España ha sido el laboratorio de cómo se van a aplicar las medidas de control y restricción del agua. Por ejemplo, las declaraciones de sequía en España (la primera se hizo con Cristina Narbona, en el 2005) están sirviendo de modelo para el vaciado de diferentes ríos en Alemania.

-Desmantelar una sociedad en la que el agua era un bien público para convertirlo en algo privado, en manos de las multinacionales, requiere de diferentes estrategias, como crear nuevos organismos y leyes. Empecemos por los primeros. ¿Cuáles son los organismos más directamente implicados en la privatización del agua?

-La creación del Consejo del Agua. Este es quien decide cómo se va a organizar todo: las juntas de explotación, las juntas de usuarios. Además, no todo el mundo tiene acceso a las actas, no todo el mundo tiene acceso a la toma de decisiones y son cuatro iluminados los que están decidiendo todo. De todas formas, esto está aún en mantillas, porque todavía está arrancando y no sabemos realmente como será. Por ejemplo, La Mesa del Agua o La Mesa de Sequías se han aprobado en marzo. Todo está en fase inicial.

-Las confederaciones hidrográficas parece que van perdiendo su función originaria. ¿Cómo están mutando?

-Las confederaciones tenían un uso bastante inteligente y destacaba mucho su aspecto técnico. En el año 1986, cuando se aprueba ese reglamento, el grupo funcionarial que había era brutal. Era gente de carrera, muy preparada, que aprobaba una oposición y que llegaba a unos puestos muy altos dentro del ranking funcionarial. Si había un 80 o 90% de funcionarios solo se quedaba un 10 o un 20% para cargos políticos. Con el tiempo, todo ese alto funcionariado se ha ido jubilando y en vez de cubrir esas plazas, lo han sustituido por empresas, como Tragsa, que han ido haciendo esos trabajos que antes hacían los funcionarios, y esos puestos se han cubierto por ‘políticos’ (mujeres de, amigos de). Gente sin ninguna preparación que, de repente, gestiona un presupuesto brutal. De hecho, están metiendo a muchos presidentes de confederaciones en la cárcel o los están inhabilitando, aunque estas noticias no salen mucho a la luz. Pero ya te digo que el tema del agua es la Champion League de la corrupción. ¡Ya se necesita ser canalla para ceder la soberanía del agua de tu país a un fondo de inversión!

-¿Qué son las autopistas del agua?

-Están intentando que solo puedas coger el agua de la tubería. Se está haciendo una red de trasvases que constituirán esas grandes autopistas del agua: el trasvase Tajo-Segura, el Negratín-Almanzora, el Júcar-Vinalopó. Hay un gran pacto para que solo sean esas tuberías las que suministren el agua y no se pueda coger de un pozo o una fuente (están cerrando también las fuentes públicas). Solo podrás tener agua si pagas. Es como si cerraran todas las carreteras y caminos para que solo se pueda ir por la autopista, y así poner un peaje.

-¿Y los bancos del agua, para qué sirven?

-Es a lo que van a llegar, lo que se va a crear con la Agenda 2030. En 2021 ya se empezó a comercializar el agua en los activos de Wall Street (tras el ingreso en bolsa del agua, en diciembre del 2020). En el futuro, a nivel internacional, vas a poder comercializar tu concesión o tus cuotas de asignación de agua, en base a lo que marca el mercado. Es un organismo que todavía está por ver cómo lo quieren gestionar, pero va a ser un mercado internacional.

Gracias a Dina Spencer por su foto en Unsaplash.

-Entre las leyes (o más bien decretos) aprobados en los últimos años, ¿Cuál es la más descarada para privatizar el agua?

-En agosto han dado el pistoletazo para modificar todas las leyes por las que nos veníamos rigiendo y no sabemos a dónde nos van a llevar. Porque la Ley de Aguas del 85 no estaba tan mal. Lo malo son las modificaciones que ha habido de ella en 2001, y ahora quieren destrozar el Reglamento de Dominio Público Hidráulico y no sabemos lo que están diseñando. Pero, por ejemplo, La Ley de Cambio Climático es la mayor aberración que nos han podido colar. Todas las normas, reales decretos, ordenanzas, que vengan del gobierno actual, respecto a este tema, son las peores. Las de Rajoy y Arias Cañete eran malas, pero estas las superan.

-Como apuntaste en una ocasión, los Reales Decretos de Sequía (2005-2008) permiten contratos de cesión a titulares de derechos no concesionarios. Permite al ministro autorizar contratos sin respetar la orden de preferencia o permiten contratos de cesión entre demarcaciones hidrográficas. ¿No es esto  una carta blanca para hacer lo que quieran?

¡Tú fíjate la salvajada que estamos viviendo! En el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (8 de junio el 2022, numero 135 página 213) se está pidiendo autorización para que, desde mayo hasta septiembre, se puedan bombardear las nubes en la Comunidad de Madrid con 24 generadores de yoduro de plata, que es altamente tóxico, para evitar las precipitaciones en forma de granizo. Pues resulta que la persona que está autorizando que se revienten las nubes, para que no llueva, es la misma que luego hace una declaración de sequía porque hay cambio climático.

-Antes se usaba el yoduro de plata para hacer llover y para que cayera nieve en las pistas de esquí. Ahora se utiliza también para disolver las nubes.

-Después de la Guerra de Vietnam, en la que EEUU utilizó yoduro de plata para crear lluvias y así perjudicar al enemigo (lo que se llamó ‘Proyecto Popeye’), se hizo un pacto con Naciones Unidas en el que no se podía utilizar armas químicas para modificar el clima. Este convenio internacional sigue vigente, pero la manipulación del clima se viene practicando desde hace años para la mejora de la producción agraria y lo reconoce la propia Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Al principio se hacían estas prácticas para uso agrario, uso amable. El tema es que se le fue de las manos con los seguros. Por ejemplo, se vendían paquetes turísticos donde se prometía una semana de buen tiempo y, en caso contrario, se devolvía el dinero.

Está también el Registro de Aguas y Catálogo de Aguas Privadas donde viene quienes son los antiguos dueños de las aguas y sus nuevas concesiones, pero parece ser que este registro se ha vuelto muy opaco y poco accesible.

-Se está cancelando y extinguiendo. Se supone que todo el mundo debería tener acceso a él, que es de libre disposición. Igual que El Cantar del Mío Cid, que lo tienes escaneado y puedes ver el facsímil original o cualquier otro documento, ¿Por qué no puedes tener acceso a ese catálogo? Esos caudales teóricos se los han entregado ya a los fondos de inversión y a las empresas gestoras de agua. Esto lo han hecho en cuatro años. Han contratado a unas empresas que abren expedientes ficticios. Te dicen, como usted tiene esta tierra y hace tres años que no la cultiva ha incumplido determinada norma y entones yo tengo derecho para llegar y cancelar su concesión. Y como la gente no se entera, porque lo publican en el BOE, y no hacen alegaciones, pues ese expediente lo tienen ya cerrado.

-Es decir, que crean normas nuevas y como no las cumples, porque las desconoces, pues vienen y te expropian.

-O te sancionan. La gente no sabe de leyes y, además, a la hora de defenderse hay muy pocos abogados especializados en esto. O no tienen dinero para pagar a alguien que los defienda. Nosotros conocemos ya cientos de casos a los que le ha pasado esto, por eso creamos Aguaiuris, una Organización de Usuarios y Consumidores de Agua. Pero, claro, no tenemos subvenciones y no llegamos a todos.

Gracias a Dina Spencer por su foto en Unsplash.

-Otro truco para hacerse con las aguas es la modernización de los regadíos. Se hace una obra muy cara, se inflan los costes y como la comunidad de regantes no puede pagar todo ese gasto se les embarga, se subasta por cuatro duros y se quedan con las tierras, derechos y propiedades.

-Sí. Bill Gates se está haciendo con muchas fincas. Es ya el mayor propietario de tierra cultivable de EEUU. El derecho del agua lo tiene la tierra, entonces tú como particular y titular de la tierra cedes ese uso y disfrute del agua a una entidad jurídica que es la comunidad de regantes de derecho público. En una comunidad de regantes está la Junta Directiva, la Asamblea General y el Jurado de Riegos. Una vez que se constituye esta comunidad te generan un problema y es que tienes que optimizar ese regadío y tienes que meter tuberías y contador. Llegan diciendo que te van a subvencionar un porcentaje, que luego no es cierto, y además en el desarrollo del proyecto inflan las facturas. Una vez que se ha hecho la modernización tú ya tienes que pagar por el canon de agua, por su uso, que han aumentado el precio, y por la derrama. Como va en la misma factura si tú no pagas esa factura, al ser ejecutiva, te embargan y te subastan la tierra sin pasar por un juzgado. En las subastas ya hay tapados y testaferros de estos fondos de inversión que se están haciendo con estas tierras, con todas las infraestructuras ya modernizadas. La compran por poco dinero y luego ellos venden los derechos del agua.

-¿Quién se lleva el gran pastel del negocio del agua? ¿Qué multinacionales son las más potentes y qué relación tienen con los sospechosos habituales (Black Rock, Vanguard, etc)?

-Veolia, Suez, Acciona, Aqualia. Son las de siempre, conectadas con los fondos de inversión, aunque no es fácil saber cuánto accionariado tienen en una cosa o en otra. Ellas se van a apropiar de toda el agua y la van a vender a los usuarios, administraciones, empresas y agricultores.

‘No hay sequía sino saqueo’ es una frase que tú dices a menudo. Un día podemos leer en la prensa: “España lidera la lista europea de demolición de presas, represas y azudes” y días después: “El agua embalsada para el consumo en España cae por debajo del 33% de la capacidad total”. Y todo esto se hace bajo la bandera ecologista, para recuperar el curso natural de los ríos y sus hábitats. Por la misma regla de tres habría que demoler las autopistas y carreteras y volverá a la España en la que una ardilla podía recorrer la península Ibérica de rama en rama. Tal vez esté bien demoler algunas presas pero ¿Tantas? Sobre todo teniendo en cuenta la situación en la que estamos.

-Se trata de provocar sequía y eliminar los derechos históricos, que solo queden los pantanos que a ellos les interesan y que ya controlan. Azudes y presas que se podrían reutilizar otra vez para generar electricidad son eliminados. Están atacando a las pequeñas hidroeléctricas que no tienen mucho mantenimiento. Son los ecologistas los que dicen esto, pero también es verdad que mucha fauna sobrevivía, en tiempo de estío, gracias a las presas o retenciones de agua.

Siempre me he preguntado por qué, últimamente, los ecologistas están tan callados. Parece que ya no existieran.

-Los ecologistas participan en la CAMA (Consejo Asesor del Medioambiente), junto con los sindicatos, la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa, consejos de consumidores y usuarios, asociaciones de ganaderos y agricultores y la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores. Pero además, es que, según el convenio de colaboración entre el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente y las ONGs en defensa del medioambiente, del 8 de noviembre de 2013 se da parte del IRPF a entidades como WWF, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción y la Sociedad Española de Ornitología.

En las ONGs en defensa del medioambiente hay una base formada por personas que sí que tienen una buena voluntad pero, al final, los que están en la cúpula son los que se llevan la pasta, y suelen ser instituciones humo. Están comprados y, además, no se conocen ¿Puedes decirme el nombre de algún ecologista? No, verdad. Se escudan en una marca o un logo pero no tienen nombre ni dan la cara.

-Has apuntado también que la privatización del agua podría derivar, en un futuro, en la privatización de las playas.

-Bueno, ya empezaron este año quitando las duchas por la sequía. Antes tú ibas a una piscina natural y te podías bañar. Ya hay muchas piscinas naturales a las que tienes que pagar para acceder.

¿Qué podemos hacer para luchar contra esto?

-Por lo pronto leer esta entrevista y luego tener conciencia y curiosidad por conocer lo que está ocurriendo. Empezar a entender qué pasa con tu factura del agua, qué convenio tiene tu ayuntamiento con la empresa gestora del agua, si de verdad te están dando un buen servicio. Es que la gente es muy cómoda y quieren que se le dé todo hecho. ¿Tú te has leído y sabes qué gestión tienes en tu ayuntamiento? La mayoría no. ¿Por qué estás teniendo que comprar agua de botella para beber? Es una pena que en pleno siglo XXI tengamos que estar acarreando botellas de agua (con todo el desperdicio de plástico que eso genera) y asimilar que el agua de botella es buena y la del grifo es mala.

4+
Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu email no será publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.